Jago, una vida bajo el agua

Mi nombre es Rohani. Soy un hombre Bajau. Un hombre del mar. Un cazador.

Así comienza esta película documental basada en la vida de Rohani, habitante de Kabalutan, una pequeñísima isla de Indonesia.

Uno de esos ya raros casos, al menos en esta parte más avanzada tecnológicamente del mundo, donde los seres humanos todavía viven como una parte más de la naturaleza, donde forman parte del ecosistema y son simplemente una parte más de una cadena de vida, de un ciclo repetido por miles de años y sostenido por su propia esencia.

Rohani es un cazador. El mejor cazador. Alguien que nació para vivir entre dos mundos. Una leyenda que hoy ya, a sus 80 años, comienza a apagarse, a abandonar el presente y vivir en una marea de recuerdos. Rohani fue conocido como JAGO, el maestro.

Pertenece a un grupo étnico llamado Bajau. Son un pueblo marinero nómada marinero que aunque originario de la zona sur de Filipinas se ha extendido por Malasia, Indonesia y Brunei. Son conocidos como los gitanos del mar debido a su estilo de vida nómada.

Rohani comienza su historia cuando era niño. Nos cuenta las enseñanzas de su padre que también era cazador submarino. Le enseñó a respirar, a permanecer en calma, a no temer a los peces más grandes y peligrosos.

Cuando sólo tenía 6 años vio en el fondo marino unas figuras que, a primera vista podrían ser buceadores, hombres con sus arpones listos para cazar. Pero al poco tiempo entendió que no, no era así. Esas figuras casi humanas que veía desplazarse por el fondo marino eran otra cosa.

Las creencias religiosas y en general la cosmología de los Bajau es compleja y más en los últimos años donde la modernización y la constante influencia del islamismo está cambiado sus creencias e ideales más antiguos. Pero en su cultura permanece la creencia en seres mágicos, en los espíritus de sus ancestros, que cuidan del mar y en general de toda la naturaleza.

Las figuras en el fondo del mar que inquietaban a Rohani cuando era niño, eran esos espíritus. Estaban allí entonces y siguen ahora, cuidando de que todo siga un orden natural. Su padre le advertía. Si te encuentras con uno de estos espíritus le tienes que decir: tu busca tu fortuna y yo buscaré la mía. Somos iguales, somos hermanos.

Según avanza el documental vamos viendo los diferentes episodios que forman parte de la vida de Rohani. Viajó por otras ciudades y trabajó en un barco pesquero japonés. Se casó con una mujer, que según dice “no era la más hermosa, pero sí la que mejor carácter tenía” y perdió a su hijo en un accidente de buceo.

Pero el tiempo en el  que el hijo de Rohani murió realmente fue el comienzo de una nueva época. La sobreexplotación marina ocurre en todos los niveles y en todos los lugares del mundo.

La cultura bajau, presente durante siglos, está a punto de desaparecer acosada por las técnicas de pesca masiva y no sostenible. Y por si fuera poco la política de los gobiernos que a toda costa quiere tener controlada a la población y obligan a los nómadas a asentarse en tierra firme. La demanda de pescado, de peces tropicales y pulpo, especialmente en el mercado asiático ha llevado a la utilización de métodos muy agresivos, como el envenenamiento con cianuro y bombas explosivas en los arrecifes de coral.

A sus 80 años todavía es capaz de bucear y cazar, pero sabe que le queda muy poco tiempo. Dentro de nada no podrá cazar y entonces qué, ¿qué ocurrirá?

Ya en la parte final del documental podremos ver una secuencia completa desde que Rohani sale de su casa, monta en su pequeña barca y sale para cazar su propia cena. 
La verdad es que la secuencia es espectacular. El ritmo pausado de sus movimientos debido a la vejez, la música, la fotografía la edición. La espera para la caza.

Algunos aspectos de la dirección que me gustaría resaltar:

Desde luego son muy vistosas las tomas hechas con una steady cam en el poblado que recrea la niñez del protagonista. Esto lo puedes ver más o menos sobre el minuto 13. Para aquellos que no sepáis qué es una steady cam, deciros que es básicamente una cámara que no está fija, sino que va sujeta mediante un arnés y un sistema de estabilización al operador de cámara. De esta forma cuando el operador se mueve, corre o salta la cámara no da golpes bruscos, es como un amortiguador que suaviza el movimiento y lo hace muy interesante y agradable.

También es muy interesante el uso del color que se hace durante la secuencia en la cual muere el hijo de Rohani. Todo el documental está lleno de color, los fondos marinos, los corales y el azul claro del mar ayudan a esta paleta contrastada y saturada de colores. Pero más o menos sobre el minuto 30 veréis que los colores cambian, todo se vuelve desaturado, más oscuro y menos contrastado coincidiendo con la recreación del accidente del hijo. Cuando termina la secuencia el documental vuelve a su paleta normal.

Bien, esta es una forma muy habitual de utilizar el color como medio de comunicación no verbal. Los colores son otra forma más de añadir riqueza comunicativa a nuestras historias y aquí tenéis un ejemplo muy sencillo y fácil de entender.

Por cierto, momento de la cuña publicitaria… en nuestra academia dispones de un curso muy rápido y sencillo sobre el uso del color en el cine, te recomiendo fuertemente que le eches un vistazo si te interesa este tema.

La calidad de la música es otra de las características a destacar y que complementan de forma espectacular esta historia. Hay un par de momentos donde se hace muy impresionante y que  a mi me gustan especialmente. Uno de ellos, sobre el minuto 18, es en el momento en el que Jago caza su primer gran pez y se convierte en un hombre. La atmósfera que se crea es de verdad muy bella. A mi, en varios momentos me recuerda mucho al tema Mountains, de la banda sonora de la película Interstellar, compuesta por Hans Zimmer.

Equipo creativo:

James Reed, el productor, director y escritor:  http://www.imdb.com/name/nm1624755/

James Morgan, director y cámara: http://www.imdb.com/name/nm8001718/?ref_=fn_al_nm_2

Música: William Goodchild http://www.imdb.com/name/nm2319395/

Dónde ver la película:

Puesto que la película no existe por el momento en español y los únicos subtítulos que existen son en inglés, te dejo aquí un enlace para que puedas descargar el guión. Utiliza el traductor de google o el que quieras para traducir el texto y así tener una version que puedas entender.  http://docunatura.es/wp-content/uploads/2016/12/Jago_script.pdf

Parece ser que el acceso a esta película lo tiene en exclusiva la Smithsonian TV.  Para ver este canal hay ciertas limitaciones geográficas y puede ocurrir que en tu país no tengas acceso a este canal. Te dejo aquí un enlace para Smithsonian Earth. Ahí te encontrarás con un mes gratis de contenidos durante el cual podrás ver este documental y muchos otros.

https://smithsonianearthtv.com/jago/

Si por limitaciones geográficas no tienes acceso hay un pequeño truco, legal por el momento, que es crear una VPN. Esta técnica es bastante utilizada para poder ver contenidos con restricciones geográficas. Mucha gente lo está utilizando para ver Netflix y BBC por ejemplo.

Y finalmente, puesto que no es posible de momento comprarla en Amazon ni en ningún otro mercado, estoy seguro que puedes acceder a ella con una búsqueda por internet. Siempre hay alguien que sube ilegalmente contenidos, y esta película no va a ser menos. Mientras escribía este post localicé al menos tres páginas donde poder verla.

Podcast:

Te invito a escuchar un podcast que he preparado sobre este documental. Ahí podrás encontrar más contenidos y cositas relacionadas.

En iVOOX  o en iTUNES