Este artículo es un resumen de lo que vemos en el episodio número 7 del podcast de docunatura. Te invito a visitarlo y escuchar allí todo este contenido y mucho más.

Escucha aquí el podcast

El funcionamiento de cualquier tipo de cámara ya sea fotográfica o de vídeo puede entenderse con un simple esquema en el cual tenemos tres bloques, tres cajas. La primera de ellas se llama diafragma, la siguiente obturador y la última es el sensor.

Diafragma:

El primero de ellos, el diafragma, es en pocas palabras un sistema mecánico, normalmente formado por láminas metálicas, que crea un agujero por el que puede pasar la luzEstá situado dentro del objetivo.

Si el agujero es grande pasará más luz, si es más pequeño pasará menos. Para saber si un diafragma está muy abierto o muy cerrado los ópticos que las fabricaban inventaron hace años un sistema de referencia que fuera común para todos.  Con este fin se definió la escala de números F, o valores de diafragma.

Pero además debemos saber que los valores de diafragma tienen un segundo efecto muy importante sobre las imágenes que capturemos. Técnicamente decimos que afecta a la profundidad de campo y en lenguaje más coloquial esto se traduce en que controlando el diafragma podemos controlar qué parte de nuestra imagen queda enfocada, queda nítida y cual no.

Obturador:

El siguiente elemento que se encuentra la luz tras haber entrado por el objetivo es el obturador.

En gran parte de las cámaras fotográficas actuales este obturador sigue siendo un sistema formado por laminillas metálicas que básicamente se quitan del medio cuando realizas la fotografía es decir son como cortinas,  como la persiana de una ventana, cuando realizas la fotografía esa persiana se abre deja pasar la luz y cuando termina la fotografía se cierra y deja de pasar la luz. Evidentemente cuanto más tiempo esté la persiana abierta cuanto más tiempo esté el obturador abierto más luz entra hacia el sensor de la cámara.

Sí el diafragma de la cámara funciona con números f el obturador lo hacemos funcionar durante un determinado tiempo. A veces tan sólo unas milésimas de segundo y otras veces durante varios segundos.

Y la igual que el diafragma, el obturador también tiene un “efecto secundario”, pero esta vez no tiene que ver con la profundidad de campo sino con el nivel de congelación o de nitidez final de un movimiento que ocurra delante de la cámara.

Así por ejemplo si tenemos un animal andando a una velocidad normal a una velocidad parecida a la de una persona unos 5 kilómetros por hora y disparamos nuestra cámara a una velocidad con un tiempo de obturación por ejemplo de un treintavo de segundo es decir un segundo dividido entre 30 ese animal va a salir borroso en la imagen. Si por el contrario disparamos a una velocidad mayor es decir durante un tiempo más corto por ejemplo 1 dividido entre 500 segundos la imagen de ese animal sale congelada.


Sensor:

Realmente los dos únicos elementos que definen la cantidad de luz que llega al sensor son el diafragma y el obturador. Sin embargo a este sensor le podemos decir cómo de sensible tiene que ser a esa luz que le llega.

Si lo configuramos como muy sensible necesitará muy poca luz para formar una imagen, de la misma manera que una persona con la piel muy sensible al sol se quema rápidamente, con muy poca exposición al sol. Pero si le configuramos con menos sensibilidad tardará más tiempo en formar la imagen.

Por tanto si el diafragma y el obturador dejan llegar un determinada cantidad de luz al sensor, la imagen que éste crea será más luminosa cuanto más sensible esté configurado, y justo lo contrario, será más oscura cuanta menos sensibilidad hayamos configurado.

Sí para trabajar con el  diafragma utilizamos los números F para trabajar con el obturador utilizamos tiempos de exposición cuando hablamos del sensor utilizamos una escala de sensibilidad que bien puede ser de valores ISO o de ganancia,  esto depende de si estamos trabajando en fotografía en vídeo y además del tipo de cámara que estemos utilizando.

La mayor o menor sensibilidad del sensor no afecta Directamente alguna cualidad estética de la imagen cómo puede ser la profundidad de campo o la nitidez.  sin embargo se pueden producir problemas en aquellos sensores donde en niveles altos de sensibilidad producen lo que denominamos como ruido.  este ruido es en realidad una pérdida de calidad en la imagen debido al ruido electrónico.

 

Resumen:

Estos son entonces los tres elementos esenciales a la hora de controlar la luminosidad final de la Imagen.  además como hemos visto cada uno de ellos tiene un efecto sobre el tipo de imagen concreto que registramos.

El punto más interesante de todo esto es que no podemos extraer reglas generales de qué valores de estos tres parámetros tenemos que utilizar para grabar en fotografía o en vídeo cada situación diferente va a requerir una terna diferente de configuración tanto de diafragma como depurador como de sensibilidad.

Habrá situaciones en las que la profundidad de campo no sea algo a tener en cuenta y entonces podemos configurar cualquier valor de diafragma en nuestra cámara. Habrá también otro tipo de situaciones donde la velocidad de disparo no sea tampoco un problema y podamos disparar tanto a velocidades muy lentas durante varios segundos a velocidades rápidas como una milésima parte de segundo.

Ahí es donde está una buena parte del oficio de fotógrafo, decidir para cada toma para cada situación que valores de diafragma y de obturador necesitamos para conseguir los fines estéticos que perseguimos.  

Casi como regla general podríamos decir que la sensibilidad de la cámara podría estar siempre al mínimo ya que es donde mayor calidad de imagen vamos a obtener y sólo aumentaremos esta sensibilidad cuando por las condiciones de la toma y por los valores de diafragma y obturador no tengamos otra opción.

Recuerda en primer lugar el diafragma ese agujerito que se abre o cierra para dejar pasar más o menos luz y que nos ayuda a controlar la profundidad de campo.

En segundo lugar el obturador una cortina que se quita del medio durante un tiempo determinado su consecuencia más directa es congelar las imágenes.

Y por último el sensor normalmente a su menor valor de sensibilidad y cuando no quede más remedio subir la sensibilidad pero tomarlo como un comodín que solo utilizaremos cuando no podamos resolver la fotografía con los dos primeros elementos.

 

Escucha todo esto y más en el podcast