Toda la investigación inicial que es necesaria para la realización de un documental tiene lugar en la llamada fase de preproducción.

En general se denomina fase de preproducción a todo aquel trabajo que se hace antes de empezar a rodar, antes de sacar la cámara de su mochila. Para muchos es la más olvidada, la más vaga y menos interesante. En cierto modo puede ser así, ya que lo más atractivo es comenzar a rodar y llevar rápido ese material a la mesa de edición para empezar a montar, pero no nos dejemos llevar por la impaciencia. Cuanto más tiempo dediquemos a esta fase y más completa esté más sencillo será todo lo que viene después. Insisto, no consideres esta fase como una pérdida de tiempo y por tanto le dediques menos recursos económicos, materiales o personales. Todas las fases de la producción son igualmente importantes, desde la preproducción hasta la estrategia de marketing que hará que tu documental llegue a todo el mundo.

INVIERTE TIEMPO EN INVESTIGACIÓN Y PREPRODUCCIÓN. TE AHORRARÁS MUCHO TIEMPO DESPUÉS.

La investigación inicial:

Esta fase es la más habitual justo después del planteamiento de la idea. Alguien, un productor, un guionista, un distribuidor o incluso una cadena de televisión puede llegar con una idea excelente en cualquier momento. Pero son sólo eso, ideas. Pueden estar más o menos elaboradas y ser más o menos extensas, pero en el caso más general son sólo ideas que flotan en el aire sin un asiento firme.

Por esta razón es necesaria la fase de investigación o documentación. Una etapa en la cual empezamos a recopilar todo tipo de información relacionada con la idea. Basamos nuestra documentación en libros, artículos, entrevistas con personas, llamadas de teléfono, búsquedas en internet. Todo es válido para poder llenar nuestro escritorio de información. Mucha será inútil o inocua para nuestra historia, pero habrá que ir sacando, depurando aquellas piezas del puzzle que se adaptan a la idea original y soportan su concepción.

Habitualmente la fase de investigación trae a la luz un contenido que no esperábamos y puede llegar a sorprendernos. Tampoco es raro que la idea inicial se vea modificada, alterada o incluso sustituida por otra más interesante.

Puede haber o no una persona específica que se encargue de la investigación. Si la compañía de producción es grande puede tener personas dedicadas exclusivamente a esta tarea, pero en casos más modestos puede ser el guionista, el director o es productor.

En esta fase de investigación también se hacen contactos con muchas personas que al final pueden o no estar involucradas en el documental. Incluso algunos de ellos podrían ser parte de las entrevistas si las tiene. Apunta los nombres de todos y ordénalos pues después los tienes que incluir en los créditos.

Y un consejo para esta fase. Intenta no diversificar mucho la investigación. Si vas tirando de cada hilo que sale se puede hacer un proceso interminable que jamás llevará a un guión. Hay que ser flexible e investigar todas las líneas, pero sé medido y corta los hilos que te saquen mucho de la temática principal del trabajo.


Hace tiempo, alternando durante una fiesta con un productor me habló sobre una idea que querían desarrollar. Se trataba de los cambios genéticos, cambios a nivel molecular, que se producen en el ADN de las personas debido a condiciones ambientales. Para él era sólo una idea, algo desarrollado en poco más de un folio donde además se incluían imágenes. Acepté el reto y durante el mes siguiente pasé cada día leyendo libros, artículos y escribiendo correos electrónicos a científicos de todo el mundo. Tras ese mes de intenso trabajo volví a encontrarme con el productor y le entregué unas diez hojas de texto con una posible línea argumental.

La investigación base estaba hecha. Teníamos información actualizada y muy atractiva sobre cómo la alimentación del ser humano ha ido perfilando nuestro ADN durante los últimos 10.000 años. También teníamos un montón de contactos, de científicos por todo el mundo dispuestos a colaborar en el documental y una posible línea argumental sobre la mesa. Perfecto. Pero este era sólo el primer paso. Quedaban mucho por andar, incluido el más importante, vender el proyecto a una cadena de televisión que pudiera soportar los gastos de producción.

El proyecto fue aceptado por ARTE, en su vertiente más germánica, y quisieron hacer el proyecto como suyo. Todo perfecto.Lamentablemente en algún punto del camino la productora no consiguió establecer bien las relaciones o vender bien el proyecto a la directora de programación y se quedó en el cajón.

Os cuento esta historia porque al final, incluso con buenas investigaciones, buenos profesionales y muy buenas perspectivas por parte de una de las mayores cadenas de documentales del mundo, al final las cosas se caen y tienes que guardar todo tu trabajo en el cajón.


Bueno, dejándome de rollos, hacemos un resumen en pocos puntos:

  • Busca toda la información posible alrededor de la idea original, que no te dé pereza.
  • Apunta cómo cada pieza de información que consiguen puedes aportar a tu historia central.
  • Ordena y anota cada pieza de información para poder contrastar en cualquier momento su veracidad o actualidad (algunas cadenas lo solicitan, pocas, pero algunas)
  • Se flexible en la idea original ya que puedes encontrar mejores ideas durante la investigación.

Nada más por este artículo. Si tienes alguna pregunta ya sabes, puedes contactar conmigo cuando quieras.